Presentación en sociedad

Creo que descubrí el mundo del blog por el 2008 y por aquel entonces no existían las redes sociales. SOCORRO que esto va a toda pastilla. No es que los blogs hayan muerto (bueno MUCHOS sí) pero creo que los que han sobrevivido son los que se han sabido reinventar. No es mi caso, jaja… Yo reconozco que me he dejado llevar los redes sociales, tan inmediatas y tan virales ellas…

Pero bueno, quería aprovechar la reapertura del mío para hablar de mi libro. Y es que últimamente, he tenido un par de iluminaciones: el camión correpasillos y la trona.

La idea de la trona surgió en realidad como una silla para mis muñecas.

Pero luego me vino la rama realista y pensé que seguro que hay más nenucos que muñecas en las casas, así que amplié el tamaño, le estiré las patas y le puse la barra para finalmente convertirla en trona.

A la última versión le he incorporado patas como las de las cocinas que para mi le dan una mejor terminación (además de ser hacer que el producto sea más corporativo y se adecue más a la imagen de marca)

Y ahora vamos con el correpasillos que llevo unos 5 años intentando diseñar uno pero nada, que no se me ocurría como. Me empañaba en que debía tener tela y eso creo que me bloqueaba. Tenía claro que las ruedas fuesen giratorias porque lo hacen mucho más divertido.  Esto es lo que salió, a ver qué os parecen. Los agujeros grandes son para agarrarse, y el asiento se quita y se pone y sirve de almacenaje. Por ahora hay estas tres terminaciones., lo mejor el guarda de tráfico.

Sin comentarios

Escribe tu comentario