¿Copia o inspiración?

Ultimamente me están contactando para que vea otras cocinitas con un parecido más que razonable a las mías. Yo no me he inventado el juguete, de hecho en el post de mi primera cocina, ponía fotos en las que me había inspirado. Eso sí el resultado final no tiene mucho en común con ellas, más que nada porque yo no tenía conocimientos para hacer puertas o estantes pero si es cierto que tomé la idea de la mesita RAST para hacer la estructura.

 

 

Me acuerdo que me dijo una amiga, pero ¿por qué pones el paso a paso? Y yo, ¿pero quién va a querer comprar eso? A día de hoy, sigue el post colgado.

Bueno, el caso es que al año de empezar yo ya vendía cocinas, puestos y no me acuerdo que más. En ese momento, llegó mi primer fan. Cuando vi las fotos casi me caí de culo pensando que eran mis productos. Por un lado sentí mucho orgullo pero por otro me daba muuuucha rabia. Tras el enfado inicial decidí ver la parte positiva, aprender del error, cómo había pasado, cuál sería el remedio… El CEO lo vio claro, debía renovar mi producto para poder diferenciarme y así comencé el camino hacia la innovación y la mejora. Tenía que cambiar todo para que no se pudiera hacer en casa para venderlo a terceros. Otra cosa diferente es cuando me mandáis fotos de cocinas de vuestros hijos inspiradas en las mías, ME MUERO DEL ORGULLO E ILUSIÓN. Me explico, ¿verdad?

Te preguntarás que por qué no las patento, fácil, porque cualquier modificación por leve que sea, no se contempla como copia sino como mejora del producto. Así que yo seguí con mi plan, mejora, mejora y mejora.

Fue tal la obsesión que me olvidé hasta de registrar mi marca. De hecho lo hice hace más bien poco. Por si os sirve de ayuda, lo hice con The Legal Hat. Así que ya puedo meter ® en mi logo. Aquí si que saco las uñas y dientes si le plantan una chapa con mi nombre a una cocina pero vamos que no creo yo que eso vaya a ocurrir en esta vida.

Otra cosa a tener en cuenta es el tema de la tienda online, para mi siempre ha sido fundamental. Que el cliente vea que hay un plataforma de pago segura. Que sí, que Paypal se lleva un dineral, pero piensa en el cliente, ni te ve fisicamente ni toca el producto ni ve la tienda… digo yo que habrá que echarle una mano para cruzar el puente, ¿no? A mi lo de enviar un directo o mail y pagar por transferencia no me parece serio, la verdad. Para mi es cajón de madera y lo implanté desde el primer momento.

Y ahora viene mi parte favorita, la imagen de marca. Tenía claro que quería que cuando la gente viese una cocina de madera con cortina, puerta y balda arriba, diga “esto es una Macarena Bilbao”. Era como la chaqueta de Tweed con cuello redondo. Es una chaqueta chanelera de toda la vida de Dios. Y aquí es donde PARA MI está la diferencia entre la copia y la inspiración. Estoy segura que de tantas fotos que veo al día en RRSS seguro que también cojo ideas sin darme cuenta, entiendo que es lo que en moda se llama inspiración pero de ahí a “Busca las 8 diferencias” hay un rato.

Con la imagen de marca supongo que va unido el diseño corporativo y el logo. El primero me lo hizo Elena Calonje en la época del blog, en esa época yo era así con taladro, martillo y era algo divertido de hobbie.

Lo que pasa que cuando di el salto de profesionalizarme ya no me sentía tan cómoda, quería dar una imagen más seria, ahí me inventé yo un medio logo para salir del paso (tenía la cabeza en producción) y por último el actual que lo hizo Little Mars que coincidió con la tercera tienda on-line.

 

 

Al final a la conclusión que llegas, es que es mejor mirar hacia adelante y gastar tus energías en innovar y no en mirar atrás a ver lo que han hecho ellos. ¡OJO! con esto no quiero decir que no haya que mirar a la competencia y creerse el ombligo del mundo. De hecho la competencia es buenísima, te saca de tu zona de confort y te obliga a ponerte las pilas pero diferente es malgastar tu tiempo quejándote, y dando la brasa en el chat de la familia o en el de las amigas hablando del tema. Eso te quita años de vida.

Sin comentarios

Escribe tu comentario