Lunes, 30 de Junio del 2014

Cómo organizar palos de madera

El otro día vino Tatiana al taller y cuando vio las maderas mal organizadas empezó…

 

- Me quitas esas maderas de ahí PERO YA”. (Ver Foto 1).

 

- Uffff, y ¿cómo quieres que las ponga? Las tengo ahí medio escondidas porque no sé como colocarlas.

 

- Pues en esta esquina (Ver Foto 2), y o bien te haces algo o bien colocas un toallero.

 

- Ayyyy, un toallerooooo?? Con lo mono que lo estoy dejando todoooooo. Va a ser que mejor me hago algo. Y con maderas que sobraban y esas lamas de somier heredadas de unas camas de IKEA, hice la estructura (Ver Foto 3)

 

Pero lo de siempre, ahora que estaban organizados los palo no podía dejar las otras maderas agarradas con cinta de carrocero tuve que hacer otra para dejarlo más o menos decente el rincón. A ver lo que dura, yo lo he inmortalizado porque ni yo misma me creo lo bonito que lo he dejado :-)

 

 

 

Es BASTANTE FÁCIL EL TEMA. Son solo unas lamas de maderas atornilladas. Como soy una buena persona y soy consciente que no se aprecia mucho en las fotos, te enseño un BELLO primer plano…

 

 

Ja, ja…. A que NO TE LO ESPERABAS?? Aquí la menda con el mono de trabajo!!!

 

Ah, qué no te interesa verme el careto, que lo que quieres es ver el sujetapalos…. Buenooo, ahí va.

 

Y digo yo, ¿si lo hicieras más estrecho podría servirte de paragüero?

Etiquetas:
Martes, 24 de Junio del 2014

Mi logo V3.0

Al igual que las cocinitas, y todo en la vida, una evoluciona. Cuando Elena Calonje me hizo el logo para la cabecera del blog allá por el 2011, era simplemente PERFECTO. Los Gadgetobrazos que para mí le daba el toque divertido,  la camiseta de rayas, el flequillo, ERA YO.

 

Y con esta cabecera del blog estuve una buena temporada pero el blog se convirtió en página Web y el logo había que adaptarlo a la papelería para la imagen corporativa y para las placas numeradas de las cocinitas, así que me puse de nuevo en contacto con Elena y le pedí que me quitara la nube y pusiera la letra en negro. Y ahí iba yo más chula que un ocho con mi tarjeta de presentación que cada vez que la gente la veía flipaba con el logo y yo inflada como un pavo real.

 

Y tras otra larga temporada, le hemos dado una nueva vuelta de tuerca. Esta vez ha sido gracia a Angel (NO ME DIGAS QUE TODAVÍA NO CONOCES LA CAPSA DE L’ÀNGEL???) que le he pedido una cosita y me devolvió el logo sin el .com y se me quedaron los ojos abiertos como platos y me hizo pensar. Mmmmmm, los logos de las marcas tienen el NOMBRE no su web, así que:

1. Fuera el .com

2. Mi nombre en formato nombre y apellido

3. Hay que separar el texto de la figura para que se vea mejor.

 

Y éste es el resultado, en esencia ES EL MISMO. Que son obviedades pues sí, pero bueno, a mi ya sabes que me gusta dejar constancia de mi evolución de mis progresos incluso de mis equivocaciones. Además todas las marcas lo hacen, es bonito, nostálgico y lejos de renegar de los anteriores creo que lo que se intenta es adaptarse a los cambios.

 

¡Ay, Elena! lo que más me gusta son esos morritos que me has puesto tan femeninossssss pintados en black! Salgo idealllll!

Viernes, 23 de Mayo del 2014

Los tablones

Querido diario,

 

Hace mucho tiempo que no escribo aquí mis reflexiones y a petición de mi público de whatsapp transcribo estas lineas de ese medio a éste.

 

Como sabes tengo una lista negra donde apunto a aquellas personas de las que me vengaré en un futuro como el Conde de Montecristo. Al no ser tan lista como Edmond Dantés por ahora todo queda en un simple desahogo.

 

Y es que esta tarde he ido a un proveedor de madera (no el habitual) porque quería unos tablones para mi nuevo escritorio. 140 x 55 eran las medidas.  El caso es que aquella nave tan grande estaba vacía, lo prometo. Tan solo EL y yo. Le pregunté amablemente sobre los tablones y rebufó como si tuviese que talar el árbol con sierra de marquetería. No entendí bien su penar porque sobre la marcha me mostró una montaña de tablones.

 

- ¿De qué tamaños son, buenhombre?

- Bufffff, hay de varios pero de unos 22 cm aproximadamente.

- Anda, ¡qué pena! porque como el ancho que necesito es de 55 cm, necesitaría tres tablones en vez de dos y desaprovecharía un montón de madera.

 

Y yo que aunque estoy un poco mal de la vista pero que no soy tonta, le pregunté señalando uno de generosas dimensiones “Y ese de ahí, ¿qué medida tiene?”

 

- Ese de 40 cm.

- Ah! Pero si yo lo que necesito son de 30 cm, vamos a buscar dos.

- ¡NO QUEDAN! Esta mañana se los llevaron.

- Bueno, realmente necesito de 27 y 28 así que déjame tu metro y voy midiendo mientras atiendes a otro cliente, aunque qué tontería, NO HAY NADIE.

 

Y ahí estuvimos midiendo las tablitas de las pelotas hasta que encontré dos en la mitad de la montaña. “Ha sido rápido, quiero estos dos”.

 

Ojo al piojo, no va él y me dice “Buffff  (POR TERCERA VEZ), pues ahora hay que moverlo todo”

 

- Te ayudo si quieres.

 

Y ahí estuvimos los dos, EL con sus guantes y yo con mis manitas con miedo a clavarme una astilla moviendo tabla tras tabla hasta apartar las deseadas.

 

- Ah, pero ahora me las cortas, ¿verdad?

- No, no. De eso se encarga un carpintero.

- Pero si no me entran en el coche.

- Bufffff (YO YA CON LA BILIS SUBIENDO POR LA LARINGE), pues le digo al compañero que te las corte.

- Estupendo. Y le mostré mi sonrisa profident que para eso me gasté una pasta en la ortodoncia.

 

MORALEJA: Cuando te encuentres a alguien que no quiera venderte, sonríele una y otra vez. Al final consigues lo que quieres de forma rápida.

 

Etiquetas:
Miércoles, 14 de Mayo del 2014

Publicar o no publicar

Este es uno de esos post que no sabes si es mejor o peor que lo publique. De repente me dio el subidón y dije “ay, qué original” pero luego cuando lo coloqué todo en el borrador pensé “pero si esto es una birria”. El caso es que ya que lo tengo preparado y lo publico. Menos mal que Is de Mamá quiero ser blogger, no me lee porque hago justo todo lo contrario a lo que ella dice. No porque no crea que no tiene razón, sino porque no me da la vida para llevar el blog al día y como tengo que priorizar pues con esto hago lo que puedo, la verdad.

 

Una vez tomada la decisión de inmortalizar el post, te pongo en situación. El cliente necesitaba colgar las guitarras y como cuando lleguen a destino ella no va a estar para montar todo el pedido le dije que le mandaba los colgadores, más que nada para facilitar la vida al pobre que monte todo esto. Porque además de las guitarras va una cocina, una lavadora, un pupitre, una estantería, unos peces para pegar a la pared y unas jaulas para colgar del techo, CASI NA’. Me ha prometido foto, así que ya os la enseñaré cuando esté todo montado.

 

 

Los colgadores no tienen nada en particular, son unos simples champis de madera pero sencillos y útiles. Sin más cumplen su misión.

 

 

Pero cuando fui a empaquetarlo, pensé que se le iba a hacer un poco raro colocarlo sin media indicación. No nos engañemos, a mi me llegan estas tres piezas sueltas y no sabría que hacer con ellas.

 

 

Y estarás pensando que vaya tornillo raro ese que no tiene cabeza! MUY BUENA APRECIACIÓN querida, pero si le pongo tornillo de cabeza sería un tirador de puerta Y ESO NO NOS SIRVE PARA luego enroscar el champi, así que me cogí una varilla y la corté.

 

 

El caso es que le hice con toda la pretensión unas instrucciones. Espero que sea más una ayuda que un jeroglífico. Y me hizo gracia verme “haciendo instrucciones” cuando hace unos años era incapaz de montar un mueble de IKEA.

 

 

Etiquetas: